Julio De Caro
torna all'elenco

Julio De Caro

Julio De Caro: Musicista, violinista, direttore d'orchestra e compositore. (11 dicembre 1899 - 11 marzo 1980)

La sua formazione musicale va da Eduardo Arolas, che lo impegnò nel 1920, ad Osvaldo Fresedo ed Enrique Delfino e, soprattutto,
Juan Carlos Cobian, che lo integra nella sua orchestra nel 1923. 
Proprio da questa orchestra, abbandonata da Cobian , nel 1924 nascerà il suo sestetto leggendario che fonderà la modernità strumentale dell'orchestra di tango, al punto che il suo nome diventerà aggettivale.
L'epoca è infatti conosciuta come Decareana.

Alla fine degli anni '20 inizi dei '30 molti musicisti chiamandosi tradizionalisti continuarono a suonare, secondo loro, con lo stile della Guardia vieja, ma suonare male non significava certamente appartenere alla guardia vieja.
Con De Caro finì per sempre l'epoca del musicista istintivo; si può affermare che il tango lascia la guardia vieja.
Chi voleva suonare tango doveva studiare musica.  



Un omaggio a De Caro da un Grande 

Esta noche de luna

Tango 1943 
Musica: José García / Graciano Gómez Testo: Héctor Marcó

Acercate a mi
y oirás mi corazón
contento latir
como un brujo reloj.
La noche es azul,
convida a soñar,
ya el cielo ha encendido
su faro mejor.
Si un beso te doy,
pecado no ha de ser;
culpable es la noche
que incita a querer.
Me tienta el amor,
acércate ya,
que el credo de un sueño
nos revivirá.

Corre, corre barcarola,
por mi río de ilusión.
Que en el canto de las olas
surgirá mi confesión.

Soy una estrella en el mar
que hoy detiene su andar
para hundirse en tus ojos.
Y en el embrujo
de tus labios muy rojos,
por llegar a tu alma
mi destino daré.
Soy una estrella en el mar
que hoy se pierde al azar
sin amor ni fortuna.
Y en los abismos
de esta noche de luna,
sólo quiero vivir,
de rodilla a tus pies,
para amarte y morir.

Acércate a mi
y oirás mi corazón
contento latir
como un brujo reloj.
Mi voz te dirá
Palabras de miel
que harán de tu pecho
fuego encender.
El canto del mar
repite en su rumor
qué noche de luna,
qué noche de amor.
Dichoso de aquel
que pueda decir,
yo tengo un cariño
qué dulce es vivir.

Corre, corre barcarola,
que la luna se escondió.

Flores negras

Tango Musica: Francisco De Caro Testo: Mario César Gomila

Las flores negras que me diste un día,
nocturnalias tristes de tu gran amor,
como ilusiones de la vida mía
ya están marchitas de mortal dolor.
Junto a las cartas de las frases locas
que tu me escribías, las flores están;
hay dos unidas, cual nuestras bocas
de amor que se unían... ¡ya no se unen más!

Mi amor estaba así, como dormido;
cuando tú llegaste se despertó,
y entre las risas y los gemidos
de luz y gloria se iluminó.
Después... mil noches de placer y ensueño,
tú junto a mí, temblando de emoción.
Sublime engaño de saberme dueño
de tus encantos, de tu ardiente corazón.

Ya no recuerdas las fragantes citas
en el parque en sombras, donde se extravió
el alma blanca de una margarita
cuando tu mano cruel la desojó.
Las flores negras que me diste un día,
nocturnalias tristes de tu loco amor,
me están hablando de tu agonía
de luz... de la noche de tu frío adiós.

El Monito

El Monito - Tango

"Mi monito" me llamó
la piba de mi amor,
la que mi corazón robó y que,
en mi pobre bulín,
me amó con berretín
sin conocer dolor.
El bulín fue nido fiel
de mi primer amor,
donde gocé su gran pasión de amar.
Y fue mi fiel mujer
poniendo en mí su fe,
su puro corazón.

La piba cantábame así:
Si yo quiero vivir
juntito a tu amor,
tu amor,
que curó mi dolor.
¿Por qué
me dejás corazón?
Sin ti,
morirá mi pasión.
Así,
mi pebeta cantó,
mi pebeta cantó su canción.
¡Qué ingrata pasó
su fugaz ilusión!

Mi monito no dirá,
Monito de mi amor.
Mi corazón hoy la buscó en su afán
sin poder ya gozar
la luz de su mirar,
la miel de su pasión.
Mi pebeta ya se fue
y nunca volverá.
Talvez irá rodando al cabaret,
buscando en su dolor,
alivio al champán,
olvido a mi desdén.


©2013-2018 Quelli che… Accademia del Tango Argentino - Via Josip Broz Tito 6, 42123 Reggio Emilia - C.F. e P.Iva: 91165610352