José María Contursi
torna all'elenco

José María Contursi

(31 ottobre 1911 - 11 maggio 1972)  

Paroliere essenzialmente poetico, sensibile e prolifico, 
José María Contursi ha creato un gran numero di tanghi. 
Il suo lavoro rivela un creatore anche di ispirazione, attento ed esperto anche nei suoi temi. 
Eccezionalmente originale e veramente audace. Ciò gli impedisce di essere tra gli autori supremi anche se alcuni dei suoi testi meritano di essere all'interno del più consumato del genere. Infatti, ha aiutato, come pochi hanno fatto, con il suo linguaggio raffinato per elevare la qualità media del tango canción (tango con testi da cantare). 
Ha ideato numerosi pezzi celebri in collaborazione con molti dei migliori compositori, che vedevano in lui un paroliere artigianale, i cui versi, hanno sempre prodotto l'atmosfera appropriata. La sua prima opera conosciuta, il vals "Tu Nombre", risale al 1933, quasi 20 anni dopo che suo padre Pascual Contursi , ha dato vita al tango canción. 

Gricel

Musica Mariano Mores, testo Josè Maria Contursi


No debí pensar jamás
en lograr tu corazón
y sin embargo te busqué
hasta que un día te encontré
y con mis besos te aturdí
sin importarme que eras buena...
Tu ilusión fue de cristal,
se rompió cuando partí
pues nunca, nunca más volví…
¡Qué amarga fue tu pena!

No te olvides de mí,
de tu Gricel,
me dijiste al besar
el Cristo aquel
y hoy que vivo enloquecido
porque no te olvidé
ni te acuerdas de mí...
¡Gricel! ¡Gricel!

Me faltó después tu voz
y el calor de tu mirar
y como un loco te busqué
pero ya nunca te encontré
y en otros besos me aturdí…
¡Mi vida toda fue un engaño!
¿Qué será, Gricel, de mí?
Se cumplió la ley de Dios
porque sus culpas ya pagó
quien te hizo tanto daño.

Como dos extraños

Tango  1940
Musica: Pedro Laurenz Testo: José María Contursi


Me acobardó la soledad
y el miedo enorme de morir lejos de ti...
¡Qué ganas tuve de llorar
sintiendo junto a mí
la burla de la realidad!
Y el corazón me suplicó
que te buscara y que le diera tu querer...
Me lo pedía el corazón
y entonces te busqué
creyéndote mi salvación...

Y ahora que estoy frente a ti
parecemos, ya ves, dos extraños...
Lección que por fin aprendí:
¡cómo cambian las cosas los años!
Angustia de saber muertas ya
la ilusión y la fe...
Perdón si me ves lagrimear...
¡Los recuerdos me han hecho mal!

Palideció la luz del sol
al escucharte fríamente conversar...
Fue tan distinto nuestro amor
y duele comprobar
que todo, todo terminó.
¡Qué gran error volverte a ver
para llevarme destrozado el corazón!
Son mil fantasmas, al volver
burlándose de mí,
las horas de ese muerto ayer...

Milonga de mis amores

Milonga  1937
Milonga 1937 
Musica: Pedro Laurenz Testo: José María Contursi
Oigo tu voz
engarzada en los acordes de una Iírica guitarra...
Sos milonga de otros tiempos... Yo te vi crecer
prendida en las polleras de un bailongo guapo y rompedor
como jamás ha de volver.

Nadie, tal vez,
comprendió mejor las penas y el sentir de mi barriada...
Sin embargo te olvidaron y en el callejón
tan sólo una guitarra te recuerda, criolla como vos,
y en su gemir tiembla mi ser.

Vuelvo cansado de todo
y en mi corazón lloran los años...
Mi vida busca tan sólo
la tranquilidad del viejo barrio...
Y encuentro todo cambiado menos tu canción, milonga mía...
El progreso ha destrozado toda la emoción
de mi arrabal.

Quiero olvidar
y tus notas van llenando de tristeza el alma mía...
He cruzado tantas veces ese callejón,
llevando entre los labios un silbido alegre y tu cantar
emborrachando el corazón.

Era feliz
entregado a las caricias de la única sincera
que acunó una primavera que no floreció...
Milonga, ya no puedo continuar... El llanto me venció...
Quiero olvidar... y pienso más.

Verdemar

Tango 1943 
Musica: Carlos Di Sarli Testo: José María Contursi

Verdemar... Verdemar...
Se llenaron de silencio tus pupilas.
Te perdí, Verdemar.
Tus manos amarillas, tus labios sin color
y el frío de la noche sobre tu corazón.
Faltas tú, ya no estás,
se apagaron tus pupilas, Verdemar.

Te encontré sin pensarlo y alegré mis días,
olvidando la angustia de las horas mías.
Pero luego la vida se ensañó contigo
y en tus labios mis besos se morían de frío.
Y ahora... ¿qué rumbo tomaré?
Caminos sin aurora me pierden otra vez.

Volverás, Verdemar...
Es el alma que presiente tu retorno.
Llegarás, llegarás...
Por un camino blanco tu espíritu vendrá
Buscando mi cansancio y aquí me encontrarás.
Faltas tú... Ya no estás...
Se apagaron tus pupilas, Verdemar.




©2013-2018 Quelli che… Accademia del Tango Argentino - Via Josip Broz Tito 6, 42123 Reggio Emilia - C.F. e P.Iva: 91165610352