Enrique Santos Discepolo
torna all'elenco

Enrique Santos Discepolo

Enrique Santos Discepolo Poeta, compositore, e autore teatrale (27 de marzo de 1901 – 23 de diciembre de 1951)

Enrique Santos Discépolo è stato molto di più che un autore di testi di tango.
E’ stato poeta, attore, autore teatrale, librettista e regista, forse addirittura filosofo e pensatore.
Il popolo argentino però lo ricorda e lo venera per i testi, alcune volte profetici, delle sue canzoni e per la sua capacità di descrivere con ironia e acutezza il caos della società moderna. Nel mondo del tango è stato una vera eccezione in quanto ha composto per i suoi testi anche gran parte delle musiche.

Discografia

Le origini di Enrique Santos Discépolo, come per gran parte dei nomi che popolano il mondo del tango, sono chiaramente italiane. Il padre, Santo Discépolo, nasce e cresce a Napoli dove inizia già da piccolo a studiare musica. Si diploma a pieni voti al Conservatorio Reale in contrabbasso e suonando ed insegnando inizia la sua carriera di musicista stimato e ricercato. Presto però un episodio amoroso rischia di compromettere non solo la sua reputazione ma anche la sua integrità. L’unica soluzione resta la fuga, il più lontano possibile, addirittura in Argentina. All’età di 21 anni sbarca a Buenos Aires, è il 1871, e si dedica da subito all’esercizio della sua professione riscuotendo un ottimo successo tanto da integrare importanti orchestre. Nella famiglia Discépolo l’arte, la musica e la creatività sono di casa. Il primo dei due figli, Armando, sarà un importate autore ed attore di teatro, il secondo, Enrique, inizialmente cresciuto nella compagnia teatrale del fratello maggiore, diventerà, grazie all’enorme successo ottenuto nel mondo del tango, il Discépolo passato alla storia. Enrique Discépolo, o Discepolín come veniva chiamato dagli amici, fu, come il fratello, autore ed attore teatrale. La grande fama che ottenne con i tanghi degli anni ’30, Cambalache, Yira ... yira e Esta noche me emborracho lo portarono anche nel mondo del cinema, prima come autore di temi musicali ed attore, poi come regista. Queste interpretazioni sono preziosissime perchè ci permettono di conoscerlo un po’ meglio, di guardarlo ancora oggi nei suoi gesti veloci ed esagerati, mentre la sua voce un po’ nasale investe l’ascoltatore con ondate di parole.
Hoy es tarde (Tango) 
Pa' mí es igual (Tango) 
Ensueños (Tango) 
El trompito (Tango) 
Gotán (Tango) 
Por la vuelta (Tango) 
Por las calles de la vida (Tango) 
Hermano tordo (Poema) 
Dolor milonguero (Tango) 
Boedo y San Juan (Tango) 
Niebla del Riachuelo (Tango) 
El beso aquel (Tango) 
El cuarteador (Tango) 
El Morocho y el Oriental (Milonga) 
Naipe (Tango) 
Copas, amigas y besos (Tango) 
Roñita (Tango) 
Tango de ayer (Tango) 
Villa Urquiza (Tango) 
Rubí (Tango) 
Anclao en París (Tango) 
Mano brava (Milonga) 
Callejera (Tango) 
Cumplido (Tango) 
Colombina (Teresita) (Tango) 
María Milonga (Milonga) 
Melodía oriental (Tango) 
Sea breve (Tango) 
Adiós Arolas (Se llamaba Eduardo Arolas) (Tango) 
Llorar por una mujer (Tango) 
Zorro plateado (Tango) 
Estación Tango (Tango) 
Sentimiento malevo (Tango) 
Pasado florido (Tango) 
Viejas alegrías (Tango) 
Shusheta (El aristócrata) (Tango) 
Igual que una sombra (Tango) 
El cantor de Buenos Aires (Tango) 
La epopeya del tango (Poema) 
Gigoló compadrito (Tango) 
Adiós Chantecler (Tango) 
Aquellas farras (Argañaraz) (Tango) 
Tango de lengue (Tango) 
El llorón (Tango) 
El teléfono (Tango) 
Vení vení (Tango) 
Y qué más (Tango)
No me importa su amor (Tango) 
Luna de arrabal (Vals) 
Baraja de amor (Tango)
 Pebeta graciosa (Tango) 
Rondando tu esquina (Tango) 
La luz de un fósforo (Tango) 
Cortando camino (Vals) 
Cuando tallan los recuerdos (Tango) 
Perdoname (Vals) 
Noches blancas (Vals) 
Cherí (Canción) 
Quién dijo miedo (Tango) 
Cancionera (Tango) 
Muñeca brava (Tango) 
Solo de bandoneón (Tango) 
Yo te perdono (Tango) 
Pa' que bailen los muchachos (Tango) 
Un dilema (Tango) 
Boleta (Tango) 
Cruz de palo (Tango) 
La biaba de un beso (Tango) 
Tengo mil novias (Vals) 
Dos en uno (Tango) 
Nunca tuvo novio (Tango) 
En lo de Laura (Milonga) 
Calandria (Dejá el bodegón) (Tango) 
A pan y agua (Tango) 
Compadrón (Tango) 
La reina del tango (Tango) 
Adiós (Poema lunfardo) 
Te podés acomodar (Zorro viejo) (Tango) 
Bailongo (Tango) 
Sollozo de bandoneón (Tango) 
Hambre (Tango) 
La calle sin sueño (Tango) 
Son cosas del bandoneón (Tango) 
Brumas (Tango) 
Se han sentado las carretas (Tango) 
Pico de oro (Tango) 
No vendrá (Tango) 
Garúa (Tango) 
Café Nacional (Poema lunfardo) 
Yo nací para ti tu serás para mí (Foxtrot) 
Tres amigos (Tango) 
Barajando recuerdos (Tango) 
Los mareados (Tango) 
La novia ausente (Tango) 
Intervalo (Tango) 
Apología tanguera (Milonga) 
Cien años (Canción) 
Carnavales de mi vida (Mosca muerta) (Tango) 
Ramona (Cadícamo) (Vals) 
Guitarra que llora (Tango) 
Olvidao (Tango) 
Palais de Glace (Tango) 
Los compadritos (Tango) 
Desvelo (De flor en flor) (Tango) 
Madame Ivonne (Tango) 
Al mundo le falta un tornillo (Tango) 
En la buena y en la mala (Tango) 
Tres esquinas (Tango) 
Fanfarrón (Tango) 
El que atrasó el reloj (Tango) 
Norma (Poema lunfardo) 
Hojarasca (Tango) 
Mojarrita (Tango) 
Descarte (Milonga) 
Voy pa’viejo (Tango) 
Guapo de la guardia vieja (Tango) 
Dice un refrán (Tango) 
Orquesta Típica (Tango) 
Cambiá de vida (Tango) 
Mañanitas de mi Pampa (Tango) 
Viejo grata (Tango) 
Gallo Viejo (Tango) 
Piano alemán (Fox charleston) 
Cabaret (Tango) 
Café de Barracas (No) (Tango) 
Ella se reía (Poema lunfardo) 
Carpeta (Tango) 
Punto alto (b) (Tango) 
Almita herida (Tango) 
Che Bartolo (Tango) 
Estrella fugaz (Vals) 
Yo tan sólo veinte años tenía (Vals) 
Se fue la pobre viejita (Tango) 
Cuál de los dos (Tango) 
Si la llegaran a ver (Tango) 
Humo (Tango) 
Pompas de jabón (Tango) 
Che papusa oí! (Tango) 
Suburbio (Tango) 
Nostalgias (Tango) 
Como un sueño (Tango) 
A quién le puede importar? (Tango) 
Berretín (Tango) 
Orgullo tanguero (Tango) 
Cuando miran tus ojos (Vals) 
Bichitos de luz (Tango) 
La divina dama (Vals) 
La casita de mis viejos (Tango) 
Vieja Recova (Tango) 
De todo te olvidas (Cabeza de novia) (Tango) 
Trovador mazorquero (Vals) 
Ave de paso (Tango) 
Llora vida mía (Tango) 
A mí no me hablen de penas (Tango) 
No hay tierra como la mía (Milonga) 
Santa milonguita (Tango)

Desencanto

Nel cabaret Les Follies, Enrique stava comodamente conversando con degli amici quando una cantante sconosciuta di origine spagnola, una tal Tania Mexican, iniziò ad interpretare alcuni tanghi, accompagnata al pianoforte da un pianista di Bahia Blanca trasferitosi da qualche anno a Buenos Aires. Il pianista nell’ombra della sala era Carlos Di Sarli. Quella sera Tania fece un vero affronto all’autore emergente da tutti conosciuto ed ammirato: osò non cantare Esta noche me emborracho, nonostante insistenti richieste del pubblico e ben sapendo della presenza in sala di Enrique. La sera dopo Discépolo tornò a Les Follies, per ascoltare ancora Tania, incuriosito da quella cantante vestita da gitana che cantava con gesti rotondi e sensuali come se volesse accompagnare le parole nell’aria. Finalmente l’autore aveva incontrato la sua interprete, o meglio Tania lo aveva catturato. Tania sarà per Discépolo l’essenza del femminile, del mondo sconosciuto nel quale cercava, alcune volte con disperazione, una strana combinazione di protezione materna e di trappola seduttrice. I due vivranno insieme per tutta la vita di Discépolo, e per lui sarà un amore tormentato a causa dei continui tradimenti di lei. Considerando questo sofferto rapporto risulta molto chiaro comprendere la causa ispiratrice di molti dei suoi tanghi. 

Tango 1936

Musica:
Enrique Santos Discepolo
Testo:
Luis César Amadori / Enrique Santos Discepolo

¡Qué desencanto más hondo,
qué desencanto brutal!
¡Qué ganas de hecharse en el suelo
y ponerse a llorar!

Cansao de ver la vida,
que siempre se burla
y hace pedazos
mi canto y mi fe.

La vida es tumba de ensueños
con cruces que, abiertas,
preguntan... ¿pa' qué?

Y pensar que en mi niñez
tanto ambicioné, que al soñar
forjé tanta ilusión;
oigo a mi madre aún,
la oigo engañándome,
porque la vida me negó
las esperanzas que en la cuna
me cantó.

De lo ansia, sólo
alcancé su amor,
y, cuando lo alcancé,
me traicionó.

Yo hubiera dado la vida
para salvar la ilusión.
Fue el único sol de esperanza
que tuvo mi fe, mi amor.

Dulce consuelo
del que nada alcanza.
Sueño bendito
que me hizo traición.

Yo vivo muerto hace mucho,
no siento ni escucho
ni a mi corazón


Secreto

Tango 1932
Música: Enrique Santos Discepolo
Letra: Enrique Santos Discepolo
Quien sos, que no puedo salvarme
muñeca maldita, castigo de Dios...
Ventarrón que desgaja en su furia un ayer
de ternuras, de hogar y de fe...

Por vos se ha cambiado mi vida
-sagrada y sencilla como una oración-
en un bárbaro horror de problemas
que atora mis venas y enturbia mi honor.

No puedo ser más vil
ni puedo ser mejor,
vencido por tu hechizo
que trastorna mi deber...

Por vos a mi mujer
la vida he destrozao
y es pan de mis dos hijos
todo el lujo que te he dao.

No puedo reaccionar
ni puedo comprender,
perdido en la tormenta
de tu voz que me embrujó...

La seda de tu piel que me estremece
y al latir florece, con mi perdición...

Resuelto a borrar con un tiro
su sombra maldita que ya es obsesión,
he buscao en mi noche un lugar pa morir,
pero el arma se afloja en traición...

No sé si merezco este oprobio feroz,
pero en cambio he legado a saber
que es mentira que yo no me mato
pensando en mis hijos...no, lo hago por vos...



Uno

Musica: Mariano Mores Testo: Enrique Santos Discepolo

Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel
y es mucha, pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...
Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender:
que uno se ha quedao sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
a un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!

Si yo tuviera el corazón...
(¡El corazón que di!...)
Si yo pudiera como ayer
querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan tu cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos, los perversos,
los que hundieron mi vivir.
Si yo tuviera el corazón...
(¡El mismo que perdí!...)
Si olvidara a la que ayer
lo destrozó y... pudiera amarte..
me abrazaría a tu ilusión
para llorar tu amor...

Pero, Dios, te trajo a mi destino
sin pensar que ya es muy tarde
y no sabré cómo quererte...
Déjame que llore
como aquel que sufre en vida
la tortura de llorar su propia muerte...
Pura como sos, habrías salvado
mi esperanza con tu amor...
Uno está tan solo en su dolor...
Uno está tan ciego en su penar....
Pero un frío cruel
que es peor que el odio
-punto muerto de las almas-
tumba horrenda de mi amor,
¡maldijo para siempre y me robó...
toda ilusión!…

ITALIANO

Uno cerca, pieno di speranza,
il cammino che i sogni
hanno promesso alle sue ansie...
Sa che la lotta è crudele ed è molta
però combatte e si dissangua
per la fiducia che lo guida...
Uno, si trascina tra le spine
nell’ansia di dare il suo amore...
Soffre e si distrugge fino a capire
di essere rimasto senza cuore...
E' il prezzo del castigo che uno paga
per un bacio che non arriva
o un amore che lo ha ingannato...
...Svuotato ormai di amore e di pianto
per un così grande tradimento...

Se io avessi il cuore
quel cuore che ho dato;
se io potessi, come nel passato,
amare senza presentimenti,,,
è possibile che i tuoi occhi,
che mi gridano il loro amore,
li chiuderei con i miei baci.
Senza pensare che erano
come quegli altri occhi crudeli,
che hanno affondato la mia vita...
Se io avessi il cuore
lo stesso che ho perso,
se dimenticassi quella che ieri
lo ha distrutto... e potessi amarti...
mi abbraccerei alla tua illusione
per piangere il tuo amore...

Ma Dio ti ha portato dentro il mio destino
senza pensare che è ormai troppo tardi
e non saprei come amarti...
Lascia che pianga come quello
che soffre in vita la tortura
di piangere la propria morte...
Pura come sei, avresti salvato
la mia speranza col tuo amore...
Uno è così solo nel suo dolore...
Uno è così cieco nella sua pena...
Ma un freddo crudele, che è peggio dell'odio,
punto morto delle anime
e tomba orrenda del mio amore,
mi ha maledetto per sempre e mi ha rubato
ogni illusione...


Confesión

Tango 1931 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo / Luis César Amadori

Fue a conciencia pura
que perdí tu amor...
¡Nada más que por salvarte!
Hoy me odias
y yo feliz,
me arrincono pa' llorarte...
El recuerdo que tendrás de mí
será horroroso,
me verás siempre golpeándote
como un malvao...
¡Y si supieras, bien,
qué generoso
fue que pagase así
tu buen amor..!

¡Sol de mi vida!...
fui un fracasao
y en mi caída
busqué dejarte a un lao,
porque te quise
tanto...¡tanto!
que al rodar,
para salvarte
solo supe
hacerme odiar.
Hoy, después de un año
atroz, te vi pasar:
¡me mordí pa' no llamarte!...
Ibas linda como un sol...
¡Se paraban pa' mirarte!
Yo no sé si el que tiene así
se lo merece,
sólo sé que la miseria cruel
que te ofrecí,
me justifica
al verte hecha una reina
que vivirás mejor
lejos de mí..!

Condena

Musica: Francisco Pracánico
Testo: Enrique Santos Discepolo

Yo quisiera saber
qué destino brutal
me condena al horror
de este infierno en que estoy...
Castigao como un vil,
pa' que sufra en mi error
el fracaso de un ansia de amor.
Condenao al dolor
de saber pa' mi mal
que vos nunca serás,
nunca... no para mi.
Que sos de otro... y que hablar,
es no verte ya más,
es perderte pa' siempre y morir.

He arrastrao llorando
la esperanza de olvidar,
enfangando mi alma
en cien amores, sin piedad.
Sueño inútil. No he podido 
No, olvidar...
Hoy como ayer 
ciego y brutal me abraso
en ansias por vos.

Y lo peor, lo bestial
de este drama sin fin
es que vos ni sabés
de mi amor infernal...
Que me has dao tu amistad
y él me brinda su fe,
y ninguno sospecha mi mal...
¿Quién me hirió de este amor
que no puedo apagar?
¿Quién me empuja a matar la razón
como un vil?
¿Son tus ojos quizás?
¿O es tu voz quien me ató?...
¿O en tu andar se entremece mi amor?

Infamia

Tango 1941 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

La gente, que es brutal cuando se ensaña,
la gente, que es feroz cuando hace un mal,
buscó para hacer títeres en su guiñol,
la imagen de tu amor y mi esperanza...
A mí, ¿qué me importaba tu pasado...?
si tu alma entraba pura a un porvenir.
Dichoso abrí los brazos a tu afán y con mi amor
salimos, de payasos, a vivir.

Fue inútil gritar
que querías ser buena.
Fue estúpido aullar
la promesa de tu redención...
La gente es brutal
y odia siempre al que sueña,
lo burla y con risas despeña
su intento mejor...
Tu historia y mi honor
desnudaos en la feria,
bailaron su danza de horror,
sin compasión...

Tu angustia comprendió que era imposible,
luchar contra la gente es infernal.
Por eso me dejaste sin decirlo, ¡amor!...
y fuiste a hundirte al fin en tu destino.
Tu vida desde entonces fue un suicidio,
vorágine de horrores y de alcohol.
Anoche te mataste ya del todo y mi emoción
te llora en tu descanso... ¡Corazón!

Quisiera que Dios
amparara tu sueño.
muñeca de amor
que no pudo alcanzar su ilusión.
Yo quise hacer más
pero sólo fue un ansia.
Que tu alma perdone a mi vida
su esfuerzo mejor.
De blanco al morir,
llegará tu esperanza,
vestida de novia ante Dios...
como soñó.

Tormenta

Tango 1939 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Aullando entre relámpagos,
perdido en la tormenta
de mi noche interminable,
¡Dios! busco tu nombre...
No quiero que tu rayo
me enceguezca entre el horror,
porque preciso luz
para seguir...
¿Lo que aprendí de tu mano
no sirve para vivir?
Yo siento que mi fe se tambalea,
que la gente mala, vive
¡Dios! mejor que yo...

Si la vida es el infierno
y el honrao vive entre lágrimas,
¿cuál es el bien...
del que lucha en nombre tuyo,
limpio, puro?... ¿para qué?...
Si hoy la infamia da el sendero
y el amor mata en tu nombre,
¡Dios!, lo que has besao...
El seguirte es dar ventaja
y el amarte sucumbir al mal.
No quiero abandonarte, yo,
demuestra una vez sola
que el traidor no vive impune,
¡Dios! para besarte...
Enséñame una flor
que haya nacido
del esfuerzo de seguirte,
¡Dios! Para no odiar:
al mundo que me desprecia,
porque no aprendo a robar...
Y entonces de rodillas,
hecho sangre en los guijarros
moriré con vos, ¡feliz, Señor!

Esta noche me emborracho

Esta noche me emborracho le componenti della storia sono tipiche: la donna amata è una figura abituale nella tanghistica dell’epoca, una ballerina di tango, ed i protagonisti si muovono in uno spazio conosciuto, il cabaret. Usuale e anche la causa che porta all’errore fatale del protagonista: : l’abuso di alcol. Questi elementi, miscelati perfettamente dall’autore, permettono di evocare delle immagini che fanno percepire chiaramente lo stordimento e l’atmosfera corrotta che caratterizzano tutta la storia. Il protagonista rivede dopo dieci anni l’amata, la donna che lo ha rovinato, che lo ha fatto diventare un ladro ed uno scroccone, che addirittura gli fatto abbandonare la madre. Però quello che trova davanti agli occhi è ben diverso da ciò che ricordava.

Tango 1928 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Sola, sfinita, sgangherata,
l’ho vista a notte tarda
uscire dal cabaret;
secca, un collo da giraffa
ed un attaccapanni invece del delcoté,
sotto il pomo;
con le gambe storte, vestita da ragazzina,
imbellettata e civettando
la sua nudità
Sembrava un gallo spennacchiato,
mostrando sfacciato
la pelle tutta beccata …
Io che so quando non reggo più
a vederla, così, scappai,
per non piangere

Sola, fané, descangayada,
la vi esta madrugada
salir de un cabaret;
flaca, dos cuartas de cogote
y una percha en el escote
bajo la nuez;
chueca, vestida de pebeta,
teñida y coqueteando
su desnudez...
Parecía un gallo desplumao,
mostrando al compadrear
el cuero picoteao...
Yo que sé cuando no aguanto más
al verla, así, rajé,
pa' no yorar.

¡Y pensar que hace diez años,
fue mi locura!
¡Que llegué hasta la traición
por su hermosura!...
Que esto que hoy es un cascajo
fue la dulce metedura
donde yo perdí el honor;
que chiflao por su belleza
le quité el pan a la vieja,
me hice ruin y pechador...
Que quedé sin un amigo,
que viví de mala fe,
que me tuvo de rodillas,
sin moral, hecho un mendigo,
cuando se fue.

Nunca soñé que la vería
en un "requiscat in pace"
tan cruel como el de hoy.
¡Mire, si no es pa' suicidarse
que por ese cachivache
sea lo que soy!...
Fiera venganza la del tiempo,
que le hace ver deshecho
lo que uno amó...
Este encuentro me ha hecho tanto mal,
que si lo pienso más
termino envenenao.
Esta noche me emborracho bien,
me mamo, ¡bien mamao!,
pa' no pensar.

Sin palabras

Musica: Mariano Mores Testo: Enrique Santos Discepolo
1946

Nació de ti...
buscando una canción que nos uniera,
y hoy sé que es cruel brutal -quizá-
el castigo que te doy.
Sin palabras
esta música va a herirte,
dondequiera que la escuche tu traición...
La noche más absurda, el día más triste.
Cuando estés riendo, o cuando llore tu ilusión.

Perdóname si es Dios,
quien quiso castigarte al fin...
Si hay llantos que pueden perseguir así,
si estas notas que nacieron por tu amor,
al final son un cilicio que abre heridas de una historia... ¡Son suplicios, son memorias...
fantoche herido, mi dolor, se alzará, cada vez,
que oigas esta canción!...

Nació de ti...
mintiendo entre esperanzas un destino, 
y hoy sé que es cruel, brutal -quizá-
el castigo que te doy...
Sin decirlo esta canción dirá tu nombre,
sin decirlo con tu nombre estaré yo.
Los ojos casi ciegos de mi asombro,
junto al asombro de perderte y no morir.

Cuatro corazones

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo
Milonga

¡Por vos, vieja milonga candombe,
mi amor
trenzó
como un recuerdo este canto!...

Quiero que vuelvas hasta mi vida
con. tu ritmo de hacha -taco y tamboril-,
¡quiero que vuelvas!...
Quiero que nos des
algo de ese ayer,
algo de esa nada
que no es nada
y con ser nada
nos dio todo lo que al fin vive en la raza
y es orgullo de la paica y del varón.
Eso, que llevás;
eso, que tenés
sólo en tu compás: ¡vos!

Sensual, acariciaste mi ayer,
milonga gloriosa y mistonga
de mi anochecer...
Tu voz me zarandeó en su vivir,
atado al embrujo de amores
que he visto morir...

Vibran en tu voz como al conjuro
de un hechizo que los hace estremecer,
sombras de traición,
llantos de mujer,
besos de pasión,
cuatro corazones
que me hicieron
estropajo de sus vidas,
y al herir hoy mi memoria
le abren surcos
de recuerdo a mi dolor...
Tiemblo oyéndote,
porque mi pasado
vuelve en tu compás: ¡hoy!

¡Quizá! vieja milonga candombe
vos sos
la voz
de mi pasado que llora...

Esperar

Vals
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Pienso
que llegarás un día,
y mi alma se ensombrece
soñando tu voz...
Dulce
dolor que me estremece,
consuelo de esperarte
que sufro por vos...

Esperar,
es vivir la ilusión...
Atormentar
la fe de un amor...
Ansiar... Sufrir...
suspenso en tu adiós...
Desear, soñar, ¡morir!
Perderse en la sombra inmensa,
creer que no volverás...
Eso es tan sólo, ¡esperar!...

Siento,
que es tuya mi esperanza
-embrujo que es el ansia
de mi corazón-.
Sueño,
que está sobre mi vida
como una prometida
caricia de amor.

Yira yira

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos DiscepoloCuando la suerte qu' es grela,

fayando y fayando
te largue parao;
cuando estés bien en la vía,
sin rumbo, desesperao;
cuando no tengas ni fe,
ni yerba de ayer
secándose al sol;
cuando rajés los tamangos
buscando ese mango
que te haga morfar...
la indiferencia del mundo
-que es sordo y es mudo-
recién sentirás.

Verás que todo el mentira,
verás que nada es amor,
que al mundo nada le importa...
¡Yira!... ¡Yira!...
Aunque te quiebre la vida,
aunque te muerda un dolor,
no esperes nunca una ayuda,
ni una mano, ni un favor.

Cuando estén secas las pilas
de todos los timbres
que vos apretás,
buscando un pecho fraterno
para morir abrazao...
Cuando te dejen tirao
después de cinchar
lo mismo que a mí.
Cuando manyés que a tu lado
se prueban la ropa
que vas a dejar...
Te acordarás de este otario
que un día, cansado,

Cambalache

 Il vero capolavoro dicepoliano, il brano che è riuscito a rimanere intatto e sempre attuale per tutti gli ottant’anni dalla sua nascita, cantato e fischiettato da diverse generazioni, è Cambalache. Composto sempre per Alma de bandoneón e cantato nel film da Ernesto Famà, il tango fu subito un successo e cominciò a diffondersi con una rapidità incredibile. Questo tango era decisamente una protesta che stava dal lato del sentito comune della gente, e in particolare della classe media e piccolo borghese profondamente pregiudicata dal tracollo dell’economia mondiale di fine anni ‘30. Mai, prima, un tango aveva rappresentato con tanta chiarezza il sentimento di coloro che non avevano possibilità di espressione. Cambalache diventò la voce della protesta popolare, una voce disincantata e violenta. Già dalla prima strofa l’atmosfera risulta subito chiara.

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo 
1934

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

Alma de bandoneón

Nel 1934 Discépolo è chiamato a collaborare alla realizzazione del film Alma de bandoneón, uno dei primi film argentini con sonoro sincronizzato alle immagini. L’occasione è davvero particolare ed Enrique la prende al volo creando qualcosa di unico, qualcosa che rimarrà per sempre nella storia del tango. Il primo brano composto per il film ne prende il nome, Alma de Bandoneón, ed ha come protagonista lo strumento che incarna con la sua voce melanconica l’essenza del tango. Un uomo fuori campo parla al bandoneón dicendogli di aver capito solo ora che la sua voce è una voce autentica, è una voce come umana che geme perchè ha vissuto e sofferto. L’uomo confessa al bandoneón di aver vissuto e sofferto come lui e gli promette al momento della morte di cercarlo, stringerlo tra le braccia e di donargli il proprio cuore

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo / Luis César Amadori 
1935 tango

Yo me burlé de vos
porque no te entendí
ni comprendí tu dolor.
Tuve la sensación
de que tu canto cruel
lo habías robao, bandoneón...
Recién comprendo bien
la desesperación
que te revuelve al gemir
¡Sos una oruga que quiso
ser mariposa antes de morir

Io mi burlai di te
perchè non ti capii
non compresi il tuo dolore.
Ebbi la sensazione
che il tuo canto crudele
lo avessi rubato, bandoneón...
Solo ora capisco bene
le disperazione
che ti inquieta al gemere
Sei una larva che volle
essere farfalla prima di morire !


Martirio

Tango  1940
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Solo...
¡increíblemente solo!
vivo el drama de esperarte,
hoy...
mañana...
siempre igual...
¡Dolor que muerde las carnes,
herida que hace gritar,
vergüenza de no olvidarte,
si yo sé que no vendrás!
¡Solo!
¡Pavorosamente solo!...
como están los que se mueren,
los que sufren,
los que quieren,
así estoy... ¡por tu impiedad!

Sin comprender,
por qué razón te quiero...
Ni qué castigo de Dios
me condenó al horror
de que seas vos, vos,
solamente sólo vos...
Nadie en la vida más que vos
lo que deseo...
Y entre la risa y las burlas
yo arrastré mi amor
¡llamándote!... 

Fiebre
de pasiones maldecidas,
que uno trae desde otras vidas
y las sufre hasta morir...
Dolor de bestia perdida,
que quiere huir del puñal,
yo me revuelco sin manos
pa' librarme de tu mal...
¡Solo!...
¡Despiadadamente solo!...
mientras grita mi conciencia
tu traición
¡la de tu ausencia!
hoy... mañana...
siempre igual...

Cafetín de Buenos Aires

Musica: Mariano Mores Testo: Enrique Santos Discepolo
1948

De chiquilín te miraba de afuera
como a esas cosas que nunca se alcanzan...
La ñata contra el vidrio,
en un azul de frío,
que sólo fue después viviendo
igual al mío...
Como una escuela de todas las cosas,
ya de muchacho me diste entre asombros:
el cigarrillo,
la fe en mis sueños
y una esperanza de amor.

Cómo olvidarte en esta queja,
cafetín de Buenos Aires,
si sos lo único en la vida
que se pareció a mi vieja...
En tu mezcla milagrosa
de sabihondos y suicidas,
yo aprendí filosofía... dados... timba...
y la poesía cruel
de no pensar más en mí.

Me diste en oro un puñado de amigos,
que son los mismos que alientan mis horas:
(José, el de la quimera...
Marcial, que aún cree y espera...
y el flaco Abel que se nos fue
pero aún me guía....).
Sobre tus mesas que nunca preguntan
lloré una tarde el primer desengaño,
nací a las penas,
bebí mis años
y me entregué sin luchar.

Justo el 31

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo 
1930


Hace cinco días,
loco de contento
vivo en movimiento
como un carrusel...
Ella que pensaba
amurarme el uno,
justo el treinta y uno
yo la madrugué...
Me contó un vecino,
que la inglesa loca,
cuando vio la pieza
sin un alfiler,
se morfó la soga
de colgar la ropa
(que fue en el apuro,
lo que me olvidé...).

Si ahorca no me paga
las que yo pasé.
Era un mono loco
que encontré en un árbol
una noche de hambre
que me vio pasar.
me tiró un coquito...
¡yo que soy chicato...
me ensarté al oscuro
y la llevé al bulín!...
Sé que entré a la pieza
y encendí la vela,
sé que me di vuelta
para verla bien...
Era tan fulera,
que la vi, di un grito,
lo demás fue un sueño...
¡Yo, me desmayé!

La aguanté de pena
casi cuatro meses,
entre la cachada
de todo el café...
Le tiraban nueces,
mientras me gritaban:
"¡Ahí va Sarrasani
con el chimpancé"!...
Gracias a que el "Zurdo",
que es tipo derecho,
le regó el helecho
cuando se iba a alzar;
y la redoblona
de amurarme el uno
¡justo el treinta y uno
se la fui a cortar!



Malevaje

Tango 1929 
Musica: Juan de Dios Filiberto Testo: Enrique Santos Discepolo

Decí, por Dios, ¿qué me has dao,
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy?
El malevaje extrañao,
me mira sin comprender...
Me ve perdiendo el cartel
de guapo que ayer
brillaba en la acción...
¿No ves que estoy embretao,
vencido y maniao
en tu corazón?

Te vi pasar tangueando altanera
con un compás tan hondo y sensual
que no fue más que verte y perder
la fe, el coraje,
el ansia 'e guapear.
No me has dejao ni el pucho en la oreja
de aquel pasao malevo y feroz...
¡Ya no me falta pa' completar
más que ir a misa e hincarme a rezar!

Ayer, de miedo a matar,
en vez de pelear
me puse a correr...
Me vi a la sombra o finao;
pensé en no verte y temblé...
¡Si yo, -que nunca aflojé-
de noche angustiao
me encierro a yorar!...
Decí, por Dios, ¿qué me has dao,
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy?

Carillón de La Merced

Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo / Alfredo Le Pera 
1931

Yo no sé por qué extraña
razón te encontré,
Carrillón de Santiago
que está en la Merced,
con tu voz inmutable,
la voz de mi andar,
de viajero incurable
que quiere olvidar.

Milagro peregrino
que un llanto combinó.
Tu canto, como yo,
se cansa de vivir
y rueda sin saber
dónde morir..

Penetraste el secreto
de mi corazón,
porque oyendo tu son
la nombré sin querer.
Y es así como hoy sabes
quién era y quién fue,
¡la que busco llorando
y... que no encontraré!

Mi vieja confidencia
te dejo, Carillón.
Se queda en un tañir,
y al volver a partir
me llevo tu emoción
como un adiós.

Sueño de juventud

Vals 1931 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Sufres porque me aleja
la fe de un mañana
que busco afanoso
tan sólo por ti.
Y es un collar de estrellas
que tibio desgranan
tus ojos hermosos
llorándome así.

Sueño de juventud
que muere en tu adiós,
tímida remembranza
que añoraré,
canto de una esperanza
que ambicioné
acariciando tu alma
en mi soledad.
Mi pobre corazón
no sabe pensar,
y al ver que lo alejan de ti
sólo sabe llorar,
sólo sabe gemir,
sangrando al morir
en tu adiós...

Lírico amor primero,
caricia y tortura,
castigo y dulzura
de mi amanecer.
Yo acunaré en un canto
tu inmensa ternura
buscando en mi cielo
tu imagen de ayer.

Soy un arlequín

Forse una prova inconfutabile è il tango Soy un Arlequin composto solo qualche mese dopo aver iniziato la sua storia d’amore. Anche in questo brano l’humor Discepoliano si può scorgere dalle prime battute. Il protagonista fa la solita autoironia dichiarando di essere, già dal primo verso, un arlecchino, ossia una macchietta comica, un burlone che ride e scherza e che prende in giro, soprattutto se stesso. L’immagine comica è portata all’estremo del grottesco quando questo arlecchino, che scomposto e felice salta e balla per l’amata peccatrice, confessa di aver sognato di essere Gesù che salva dalla dannazione la Maddalena, un Gesù che alla fine finisce per inchiodarsi da solo alla sua croce. Addirittura chiede scusa all’amata per la sua eccessiva bontà e per non saper far di più, per dimostrare il proprio amore, se non soffrire. 

Tango 1929 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Soy un arlequín,
un arlequín que canta y baila
para ocultar
su corazón lleno de pena.
Me clavó en la cruz
tu folletín de Magdalena
porque soñé
que era Jesús y te salvaba.
Me engañó tu voz,
tu llorar de arrepentida sin perdón
Eras mujer... ¡Pensé en mi madre
y me clavé!
Viví en tu amor una esperanza
la inútil ansia de tu salvación.
¡Perdonáme si fui bueno!
Si no sé más que sufrir.
Si he vivido entre las risas
por quererte redimir.
¡Cuánto dolor que hace reír!

Chorra

Anche nel tango Chorra la disillusione amorosa è il tema conduttore, ma in questo caso il motivo è ben diverso. La donna, sempre causa di sofferenza e di cambi di vita traumatici per l’uomo, questa volta però lo ha proprio ingannato. E non lo ha fatto da sola, bensì con l’aiuto della mamma e del papà, presentati all’innamorato rispettivamente come una povera vedova e come un grande eroe di guerra morto in battaglia. Il malcapitato si rivolge alla donna che prima amava, ormai disilluso, dicendole:

Ladra! Mi hai rubato anche l’amore …
Adesso,
tanto mi fa paura una ragazza,
che se per la strada mi corteggia,
mi metto al lato di un poliziotto.
Se un mese fa mi fossi reso conto
ciò che ho saputo ieri,
non avrebbero cacciato me
le tue moine da donna …

Tango 1928 
Musica: Enrique Santos Discepolo Testo: Enrique Santos Discepolo

Por ser bueno,
me pusiste a la miseria,
me dejaste en la palmera,
me afanaste hasta el color.
En seis meses
me comiste el mercadito,
la casiya de la feria,
la ganchera, el mostrador...
¡Chorra!...
Me robaste hasta el amor...
Ahura,
tanto me asusta una mina,
que si en la calle me afila
me pongo al lao del botón.

¡Lo que más bronca me da,
es haber sido tan gil!

Si hace un mes me desayuno
con lo qu' he sabido ayer,
no er'a mí que me cachaban
tus rebusques de mujer...
Hoy me entero que tu mama
"noble viuda de un guerrero",
¡es la chorra de más fama
que ha pisao la treinta y tres!
Y he sabido que el "guerrero"
que murió lleno de honor,
ni murió ni fue guerrero
como m'engrupiste vos.
¡Está en cana prontuariado
como agente 'e la camorra,
profesor de cachiporra,
malandrín y estafador!

Entre todos
me pelaron con la cero,
tu silueta fue el anzuelo
donde yo me fui a ensartar.
Se tragaron
vos, "la viuda" y "el guerrero"
lo que me costó diez años
de paciencia y de yugar...

¡Chorros!
Vos, tu vieja y tu papá,
¡Guarda!
Cuidensé porque anda suelta,
si los cacha los da vuelta,
no les da tiempo a rajar.

¡Lo que más bronca me da,
es haber estao tan gil!


©2013-2018 Quelli che… Accademia del Tango Argentino - Via Josip Broz Tito 6, 42123 Reggio Emilia - C.F. e P.Iva: 91165610352