Carlos Di Sarli
torna all'elenco

Carlos Di Sarli

Pianista, direttore e compositore (7 gennaio 1903 – 12 gennaio 1960)
Di Sarli ha imposto un timbro suo, un profilo musicale differente che rimane invariato per tutta la sua lunga carriera. Era un pianista di talento, forse uno dei più importanti, che ha condotto la sua orchestra dallo strumento con cui ha dominato le proprie esecuzioni.

Tú el cielo y tú

Tango 1944 
Musica: Mario Canaro Testo: Héctor Marcó

Tibio está el pañuelo, todavía,
que tu adiós me repetía
desde el muelle de las sombras.
Tibio, como en la tarde muere el sol,
mi sol de nieve, sin esperanza y sin alondras.
Tibio guardo el beso que dejaste
en mis labios al marcharte
porque aún no te olvidé...

Tú...
yo sé que el cielo,
el cielo y tú,
vendrán acá para salvar
mis manos presas a esta cruz.
Si esta mentira audaz
busca mi pena,
no la descubras tú
que me condena.
Guárdala en ti,
que es mi querer,
desengañarme así
será más cruel.

No...
no me repitas ese adiós...
que esto lo sepa sólo Dios,
el cielo y tú...

Porque regresas tú

Tango 1956
Que dulce despertar estoy mirando
y no lo creen mis ojos.
Después que tu querer creí perder
es un milagro adorarte,
volver a besarte hoy, igual que ayer.
Quiero tenerte así, así mi bien
y amarte con toda mi alma.
Quiero tenerte así, juntito a mí,
sintiendo tu corazón.

Hoy el sol
con su esplendor
volvió otra vez,
para alumbrar mi vida gris,
porque regresas tú.

Mira allí,
allí junto al portón,
lo ves,
brotó un clavel punzó, tal vez,
porque regresas tú.

Que dulce es comprender que tu querer
fuera tan puro y tan santo.
Y hoy en mi corazón con emoción
guardo el perdón que le has dado,
porque has olvidado hoy, todo rencor.
Un día llegará, ya lo verás,
que no he mentido al besarte,
no en vano te esperé para saber
como se sufre de amor

La capilla blanca

Tango 1944 Musica: Carlos Di Sarli Testo: Héctor Marcó

En la capilla blanca
de un pueblo provinciano,
muy junto a un arroyuelo de cristal,
me hincaban a rezar
tus manos...
Tus manos que encendían
mi corazón de niño.
Y al pie de un Santo Cristo,
las aguas del cariño
me dabas de beber.

Feliz nos vio la luna
bajar por la montaña,
siguiendo las estrellas,
bebiendo entre tus cabras,
un ánfora de amor...
Y hoy son aves oscuras
esas tímidas campanas
que doblan a lo lejos
el toque de oración.
Tu voz murió en el río,
y en la capilla blanca,
quedó un lugar vacío
¡Vacío como el alma
de los dos...!

En la capilla blanca
de un pueblo provinciano,
muy junto a un arroyuelo de cristal,
presiento sollozar
tus labios...
Y cuando con sus duendes
la noche se despierta
al pie de Santo Cristo,
habrá una rosa muerta,
¡que ruega por los dos!


Como los nardos en flor

Tango Musica: Teófilo Lespés / Mario Lespés Testo: Eduardo Viera

Tango! Mágica armonía
de pasional sentimiento,
que estuviste largo tiempo
como delito escondido;
surgiste predominante
del arrabal altanero
y como mago hechicero
todo el mundo has invadido.
La tristeza voluptuosa
de que te hallas saturado,
parece haber delirado
en la ausencia o el dolor,
y al compás de los acordes
que engarzan los bandoneones
se elevan los corazones
como los nardos en flor.

Vibra el alma como lira
de hondo sentimiento,
al místico sensualismo
de tu humana inspiración,
y sigue el pecho inflamado
por la suplicante queja...
mientras, muda, la pareja
baila un tango dormilón...


Griseta

GRISETA (Tango 1924) - Musica: Enrique Delfino - Letra: José González Castillo - Inciso dall’Orquesta Carlos Di Sarli (1941) 
 Canta Roberto Rufino

Insieme raro di Musette e di Mimi
con carezze di Rodolfo e di Schaunard,
era il fiore di Parigi
che un sogno romanzato portò all’ ‘arrabal’.
E nel folle miraggio del cabaret,
cullata da qualche complice tango,
alimentava un’illusione:
sognava con Des Grieux,
voleva essere Manon.
Francesina,
che hai portato, piena di vita,
sentimentale e seducente
la poesia del ‘quartier’,
chi l’avrebbe detto
che il tuo poema di sartina
avrebbe avuto una strofa sola:
la silenziosa agonia
di Margherita Gauthier?
-----------------------------------------------
Mezcla rara de Museta y de Mimí
con caricias de Rodolfo y de Schaunard,
era la flor de París
que un sueño de novela trajo al ‘arrabal’.
Y en el loco divagar del cabaret,
al arrullo de algún tango compadrón,
alentaba una ilusión:
soñaba con Des Grieux,
quería ser Manon.
Francesita,
que trajiste, pizpireta,
sentimental y coqueta
la poesía del quartier,
¿quién diría
que tu poema de griseta
sólo una estrofa tendría:
la silenciosa agonía
de Margarita Gauthier?

Chau Pinela



En un beso la vida






En un beso la vida (Tango 1940) Musica: Carlos Di Sarli Letra: Héctor Marcó
Traduzioni Carla De Benedetti

Besándome en la boca me dijiste:
sólo la muerte podrá alejarnos.
Y fue tan hondo el beso que me diste
que a tu cariño me encadenó.
Qué culpa tengo si hoy otros amores
me arrancan de tus labios, los traidores!
¿Qué culpa tengo yo de amarte tanto
si fue tu boca quien me encendió?
En un beso la vida,
y en tus brazos la muerte,
me sentenció el destino,
y sin embargo prefiero verte.
En un beso la vida,
te entregué y lo has mentido
y si ayer me hirió tu olvido,
hoy me matará tu amor.
TRADUZIONE:
Baciandomi sulla bocca mi hai detto:
solo la morte potrà allontanarci.
Tanto profondo è stato il bacio che mi hai dato
che al tuo amore mi ha incatenato.
Che colpa ho se oggi altri amori
mi strappano via dalle tue labbra, traditori!
Che colpa ho io di amarti tanto
se è stata la tua bocca ad accendermi?
In un bacio la vita,
e nelle tue braccia la morte,
mi ha predetto il destino,
e ciononostante voglio averti.
In un bacio la vita,
ti ho dato tutto e mi hai tradito
e se un tempo il tuo distacco mi ha ferito 
oggi il tuo amore mi finirà.







©2013-2018 Quelli che… Accademia del Tango Argentino - Via Josip Broz Tito 6, 42123 Reggio Emilia - C.F. e P.Iva: 91165610352