Alfredo De Angelis
torna all'elenco

Alfredo De Angelis

Pianista, direttore d'orchestra e compositore
 (2 novembre 1910 – 31 marzo de 1992) 

Si può dire che lo stile era semplice e il modello poco ambizioso. De Angelis si distingueva per la scelta di ottimi cantanti, come ad esempio: Floreal Ruiz , Carlos Dante , Julio Martel , Oscar Larroca , Juan Carlos Godoy, Roberto Florio , Roberto Mancini , Lalo Martel, tra gli altri. Negli anni Quaranta Alfredo De Angelis è stato il promotore dei duetti vocali. De Angelis ci ha regalato la bellezza di un lavoro armonioso e sincronizzato, da cui un tango pulito, semplice, ottenuto attraverso una gestione efficiente del ritmo, molto rispettoso della melodia e della voce del cantante. 
La sua orchestra viene ricordata per la produzione orientata al ballo sociale, fece della semplicità e del buon gusto suoi capisaldi. De Angelis non ebbe l'impronta delle grandi orchestre come Troilo o Pugliese, si rifugiò nel tango più tradizionale che arriva facilmente al riconoscimento popolare. 
Il tango di De Angelis è romantico, armonioso molto rispettoso della melodia, vi è un efficace utilizzo del ritmo senza esasperazione, e mette in risalto il ruolo del cantante come principale protagonista. 
Una sua innovazione fu l'introduzione del duo canoro Carlos Dante- Julio Martel mai sperimentato prima.

Ilusión azul

Vals 
Musica: Arquímedes Arci Testo: Arquímedes Arci

Altiva y soberbia, cual diosa pagana,
pasaste a mi lado mostrando el rencor
y desde aquel día yo sé que he perdido,
la gloria inefable de un sueño de amor.
No extraño tus besos que fueron fingidos,
ni extraño tus labios de raro dulzor...
ni me sorprende tu enorme falsía,
porque son hermanas: mujer y traición.

Yo tan sólo siento
de todo tu enojo,
el traidor embrujo
que tienen tus ojos.
Ojos que fueron estrellas que guiaron mi alma,
que me roban calma si me niegan crueles
cuando ansioso busco su mirar de amor.
Ojos que fueron las redes donde prisionero,
te adoré sincero y me han hecho esclavo,
al poner en mi alma la azul ilusión.
Pero tu alma, desdeñosa y fría,
no sabía de amores para mi dolor.
Fueron tus ojos los que me mintieron
tan engañadores, como aquel fulgor.
Y ahora arrastro la cadena
del recuerdo triste
del pasado hermoso,
al vivir dichoso
en los dorados brazos
de aquella ilusión.

Amores fingidos son, cual mariposa,
como ella engañosa que igual que una flor
nos mienten cariño, nos hieren el alma,
se llevan la esencia y nos dejan dolor.
Pero yo no siento el dolor de la herida
que abrió dentro mi alma tu negra traición,
tan sólo me duele el fulgor de tus ojos,
que ayer me miraron con tierna pasión.

Que nadie sepa mi sufrir

Vals 
Musica: Ángel Cabral Testo: Enrique Dizeo

No te asombres si te digo lo que fuiste,
una ingrata con mi pobre corazón,
porque el brillo de tus lindos ojos negros
alumbraron el cariño de otro amor.

Y pensar que te adoraba tiernamente,
que a tu lado como nunca me sentí.
Y por esas cosas raras de la vida
sin el beso de tu boca yo me vi.

Amor de mis amores,
reina mía, qué me hiciste
que no puedo consolarme
sin poderte contemplar.
Ya que pagaste mal
a mi cariño tan sincero,
lo que conseguirás
que no te nombre nunca más.

Amor de mis amores
si dejaste de quererme,
no hay cuidado que la gente
de eso no se enterará.
Que gano con decir
que una mujer cambió mi suerte,
se burlarán de mi,
qué nadie sepa mi sufrir.

Flores del alma

Vals Musica: Juan Larenza Testo: Alfredo Lucero Palacios / Lito Bayardo

Recuerdos de una noche venturosa
que vuelven en mi alma a florecer.
Recuerdos que se fueron con el tiempo,
presiento que reviven otra vez.

Igual que aquella noche tan lejana,
es esta de mi amarga soledad.
La luna sobre el cielo azul te alumbra,
como otra blanca luna que yo nunca veré más.

Si quieres olvidarme, dejame...
Dijiste la mañana que partí.
Tú sabes que te quiero y te querré
y tuyo es el cariño que te di.

A nadie quise tanto como a ti
y amante te ofrecí mi corazón.
Yo sé que para siempre te ha perdido, mi alma,
ya que todo ha sido sólo una ilusión.

Así me reprochabas, sin saber,
que yo compadecía tu dolor,
que cuando me ofreciste tu querer
yo estaba enamorado de otro amor.

¿Comprendes el porqué de mi partir?
¿Comprendes mi amargura en el adiós?
Acaso con los años me hayas olvidado,
¡pero nunca yo!

Tu Corazon

Musica: Donato Racciatti Testo: Enrique Soriano

Dicen que, tu pasión me alucina
dicen que nuestro amor es prohibido:
dicen que, mi razón se ha perdido,
¡y hasta dicen, que huimos de Dios!
Dicen que, tú desviaste mi vida
y me das, este horror o martirio:
pero yo, pero yo sólo digo,
¡la razón está en tu corazón!

¡Tu corazón!
es el incendio, donde yo,
quemé mi vida y mi ilusión,
¡pues eres llama en mi fragor!
Corazón, tu corazón
que puede más que yo,
que puede más que Dios,
que vence a mi razón
que va donde tú vas,
para qué ya negar,
¡si todo está en tu corazón!

Dicen que, por seguirte he pecado,
dicen que, por amarte he mentido,
dicen que, junto a ti, mi camino,
¡me conduce a un abismo sin luz!
Dicen que, si te quiero me pierdo,
dicen que, si te adoro me engaño,
pero yo soy feliz con mi signo,
¡con el signo de tu corazón!

Mi cariñito

Vals Musica: Alfredo De Angelis Testo: José Rótulo

Sabes que no miento
si amorosamente
digo que te quiero.
Sabes que no miento
cuando te repito
que por ti me muero.

Es porque no sabes
que al pasar coqueta
me matás de celos
y mis celos sólo dicen,
cariñosamente,
que te quiero más.

Si al llegar la noche,
tal vez mirando al cielo,
una estrella blanca
la ves cruzar en vuelo,
y le dio su bendición
porque en ella va mi amor.
Y en la muerte de la estrella
verás morir mi corazón.

Dime que algún día,
cariñosamente,
me dirás que sí.
Y verás como en el cielo
no habrá más estrellas
que mueran por mí.
Y la noche nos verá
en los brazos del amor,
vos temblando de cariño
y yo rezando por los dos.

Cariñito mío,
dame la alegría
que alcanzar no puedo.
Cariñito mío,
dime que me quieres,
como yo te quiero.

Y no me maltrates
al pasar coqueta,
que morir no quiero.
Que yo, cariñosamente,
sólo te repito
que te quiero más.

Entre tu amor y mi amor

ENTRE TU AMOR Y MI AMOR 
Testo de J. Pomatti Musica de L. Diaz Velez
Por qué mirás así
y no confiás en mí
tus hondos pensamientos,
si vós sabés que yo
te supe comprender
en todos los momentos?
No quiero que ocultés
ni duda ni rencor
que pueden deshacer
nuestro amor...
Por qué mirás así,
haciéndome sufrir,
y castigas mi alma?
Entre tu amor y mi amor
debe existir la verdad:
Ya no podemos jugar
con nuestras almas los dos.
Entre tu amor y mi amor
hay cosas para pensar,
y una promesa ante Dios
que es imposible olvidar.
Y vós podés curarme,
curarme tanta herida,
salvándome la vida
con solo amarme más.
La vida me enseñó
a ser como soy yo:
Sufrido, incomprendido.
Por eso sé que al fin
nos vamos a entender
si sós como te pido.
Vení juntito a mí,
hablá como sabés
de cosas que ocultar:
...Me querés!
Por qué mirás así,
haciéndome sufrir,
y castigas mi alma?

Para ti madre

Vals-José Mocciola Testo: Venancio Clauso 

Dichoso tiempo aquel de la niñez maravillosa,
infancia de oro y miel, bendita edad de ingenuidad,
el mundo era un edén en donde el bien reinaba
y lleno de ilusión era feliz el corazón.
Caricia maternal, mano leal y generosa,
ternura sin igual, mundo ideal, color de rosa.
Del venturoso ayer sólo quedó el recuerdo,
la vida dura y cruel ya me enseñó lo que es dolor.

Mi corazón sangrante tengo
en el pesar más cruel sumido,
extraña el buen calor del nido
y en la canción
se derrama su emoción.
Evocación del bien perdido
es para ti la canción
y a acariciar tus oídos
irán los latidos
de mi corazón.

Ahora que no estás, te siento más hondo en el alma
y nadie ha de poder borrar, jamás, tu imagen fiel.
Ahora que no estás es tan tenaz la angustia
de haber sido, quizás, alguna vez un poco cruel.
El eco de tu voz, que es voz de Dios, vibra en mi oído
y es soplo alentador que da valor al abatido.
Tu beso inmaterial pasa mi sien rozando
y aunque no estás aquí, muy maternal velas por mí

©2013-2018 Quelli che… Accademia del Tango Argentino - Via Josip Broz Tito 6, 42123 Reggio Emilia - C.F. e P.Iva: 91165610352